viernes, 24 de octubre de 2014

FOTOS RECUPERADAS

Hicimos mudanza y sobrevivimos con entereza a esa experiencia agotadora. En la edad madura -con optimismo voy a llamarla así-,  la memoria está repleta de infinidad de recuerdos lejanos de toda condición. que se salvaron del olvido por su carga emocional. Los trasteros, esos cuartos modestos siempre privados  de luz natural, suelen estar iluminados con demasiados objetos-recuerdo en función de los miles de días dedicados a coleccionarlos, aunque sin la intención de hacerlo. Al hacer el cambio es buen momento para deshacerse de buena parte de ellos, pero no resulta fácil. Todos sugieren razones para no ser desechados.  Y el indulto es total si la vivienda que se va  a ocupar tiene trastero de amplia cabida. Una vez instalados en la nueva vivienda,  viene la tortura de saber dónde se han colocado algunas cosas. En un domingo  hosco, de los que es más agradable ver cómo llueve desde de la ventana que pisar la calle, bajé al trastero y revisé alguna carpeta voluminosa que tengo rotulada como de "Varios". (Que, bien mirado, me parece una idiotez, porque es lo mismo que no haberlas titulado de ningún modo. Más acertado sería "cajón desastre"). Y allí reencontré las fotos en blanco y negro  que daba por perdidas, guardadas en un sobre amarillo, recuerdo de aquel viaje a Covadonga, en primavera, con tres amigos. Mi novia y yo habíamos iniciado poco antes las relaciones y vivíamos instalados muellemente en la nube, en la estratosfera.  Esas fotos de hace muchos años, dadas por perdidas y recuperadas,  avivan recuerdos y emociones, como ocurre también al escuchar de nuevo y recordar determinadas canciones.

jueves, 23 de octubre de 2014

BUEN DÍA

Pongo este título que es la forma usual de saludar en  las mañanas pero no me convence del todo. Ya prescindo de "buenos días", que podría suplirse por ejemplo por "buena vida" porque es un deseo a largo plazo, es etéreo, se olvida,  se diluye en la nada. Pondría de mejor gana "buen ahora" o "buen momento". Porque el momento que estás viviendo ahora es el que cuenta, el que está en tus manos, el que puedes modular a tu manera, no el venidero ni el pasado.Escribimos un  cuaderno repleto de pensamientos y vivencias cada día y el renglón al que debes prestar atención  es el que estás escribiendo en cada instante. Lo pasado pasado está, anotado con  tinta indeleble, ya no puedes corregirlo ni borrarlo ni destruirlo, ya queda escrito para siempre, para bien o para mal. Y el venidero está a la cola, ya se presentará dentro de un momento. Concibo la vida, el paso del tiempo como un trabajo en cadena, en cinta transportadora en la que que tienes que manipularlo, realizar en él tu tarea en el instante en que el objeto está frente a tí, luego pasa a las manos del siguiente, ya no tienes influencia sobre él. Me gustan las canciones de Serrat -a quién no- y en particular la de "hoy puede ser un gran día, plantéatelo así, aprovecharlo o que pase de largo depende en parte de tí.".. ¿Solo en parte? Yo diría que el día puede presentarse  con diversas caras,  en diversos aspectos, tórrido, soleado, lluvioso, gélido. pero en la forma en que le hagas frente será más o menos llevadero o placentero.. Pero sin  intentar devorar  el bocadillo de una sentada, te faltará boca para ello, sino bocado a bocado, bien masticado y saboreado, tu propio estómago agradecerá que lo hagas así..  La vida es corta, claro que sí, pero de qué modo se puede estirar el tiempo si se llega a lograr  vivir como es debido cada momento, minuto  a minuto...

LAS MEDULAS IV

Es imaginable el impacto que debió producir la organización y puesta en marcha de esta explotación aurífera en gentes rudas, guerreras, sin organización alguna, dedicadas a la labranza y la ganadería, pero que preferían sacar oro de los ríos, con bateas -hay constancia escrita de ello-, porque esa labor ya se realizaba desde mucho tiempo atrás. Se calculaban en cerca de 600 los lugares en que se extraía este metal en el noroeste de la península. Para la puesta en marcha de la explotación de Las Médulas el primer paso sería acaparar la ingente cantidad de mano de obra de varones  que  trabajaron  allí arrostrando peligros sin cuento... Quizás algunos aceptaban voluntariamente el trabajo, y los demás serían reclutados a la fuerza,  como esclavos,  para iniciarse en las labores previas a la puesta en funcionamiento de la extracción según el proyecto planificado. Construir los accesos, canales, depósitos de agua, y realizar trabajos de entibamiento y galerías, residiendo o durmiendo cerca de la instalación minera. Muchos también descansarían a pie de obra, dentro de las propias galerías, en los sitios por los que no circularan los torrentes de agua.. Se sabe que después de la época republicana de Roma emigró mucha gente a trabajar a otros lugares, entre ellos  en Las Médulas, no es nuevo lo de buscarse la vida en otros países como se hace ahora Los puestos destacados estarían acaparados por ellos, por ser de su país y porque no planteaban el problema del idioma con los capataces o los ingenieros. Seria precisa gran cantidad de herramientas, picos, palas, punteros, clavos, cuerdas, sierras, carros, madera. Y alimentos para semejante cantidad de personas. Seguramente hubo bercianos despiertos que hicieron negocio suministrando lo preciso para la mina y para esa gente que vivía, mejor o peor, alrededor del oro.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            

miércoles, 22 de octubre de 2014

GRIJO

La persona culta y generosa que  lee mi escrito todas las mañanas al comenzar su jornada y me presta el servicio de actuar como correctora (no se la escapa ni una falta), me sacó tarjeta roja el otro día cuando, usé la palabra "grijo" al referirme a las piedras pequeñas y arena que desmoronaba  el torrente al abrirse las compuertas de los depósitos de agua con  la que demolían los romanos las montañas de Las Médulas  para  extraer el oro. Busco la palabra en internet y me entero de que  es un localismo de tierras del Örbigo y la maragatería. Pues no sé cómo llego a Boñar donde  la conocíamos y usábamos todos con la misma naturalidad que cemento.o piedra. "A ver, chaval prepara  hormigón con cinco paladas  de grijo y una de cemento" Busco "grajo" en internet por si también es un  localismo y no, allí aparece, designa al pajarraco negro que todos conocemos.. ¿Quién sería el inventor de la palabra, dónde la creó y por qué motivo? Pues vete a saber, cualquiera de aquellas gentes imaginativas que parieron tantos refranes y tan jugosos que han quedado arrumbados en los desvanes del olvido y que no aparecen ya ni en el rastro, que es su sitio. "Grijo no lo contempla el diccionario, por más palabras que haya añadido últimamente, jajaja..."  Así se pitorrea de mí con afecto quien husmea en los surcos de los renglones que escribo. Me temo que la palabra no había llegado nunca a los oídos de los académicos de la cosa. Me gustaría saber si alguien de otros lugares de .los que leen esto la  conocía Y  ¿por qué no añadirla al diccionario en la próxima hornada?.¿No es más acertado el palabrejo de grijo que decir necesitamos piedras pequeñas  con arena del río para hacer hormigón? Pues hala, que la incluyan la próxima vez. Se la ofrezco a los sesudos. De nada.

LAS MEDULAS III

La panorámica que se contempla desde el mirador de Orellán permite hacerse una idea aproximada  de  la grandiosidad de las minas. Pero una información detallada acerca más a la realidad. Estos son algunos de los datos que considero de interés. Las canalizaciones construidas se calculan en 600 kilómetros, como he comentado en mi escrito de ayer. Se calcula que en la explotación trabajarían unas 20.000 personas, la mayoría esclavos para las labores más duras. Mucha gente se desplazó desde Roma para hacerse cargo de trabajos especializados.El oro obtenido sería alrededor de 800.000 kilos en los dos siglos largos de explotación, siendo la proporción estimada de tres gramos por tonelada de ganga. Los grandes depósitos podían dar cabida a 60.000 metros cúbicos, empleándose diariamente 30.000. Plinio el Viejo, escritor, naturalista y militar de aquella época, dejó escrito este comentario: "En lo alto y cabecera del despeñadero se cavan unas piscinas o estanques de doscientos pies de ancho hacia todas partes y diez en hondo" . ( En vestigios se ha podido comprobar que son datos ciertos). Hay al menos una bocamina en "la cueva de la Encantada", que tiene una altura no inferior a los 20 metros. Las tierras y conos que no se han derruido marcan la cota de la altura del conjunto.Al lado de Las Médulas está el pueblo y el lago de Carucedo. Éste se formó con los arrastres de la ganga de la mina, al obstruirse su desagüe al Sil. Es preciso analizar despacio estos datos y lograr trasladarse mentalmente a las circunstancias de vida en aquellos tiempos para hacerse una idea, aproximarse a comprender la grandiosidad de la explotación aurífera de Las Médulas.

martes, 21 de octubre de 2014

LAS MÉDULAS II

"El mayor complejo minero de la Antigüedad, las minas de oro de las Médulas" (Así está reconocido oficialmente). Los ingenieros romanos vieron la posibilidad de conseguir arrancar el oro que contenían las Médulas con un proyecto de impresionante envergadura, empleando energía hidráulica y ahorrando mano de obra. Para ello se sirvieron de cinco ríos del monte Teleno (de 2.188 m. de altitud) y de los montes Aquilanos.(sobre 2.000 m.), construyendo los correspondientes canales para converger las aguas en grandes depósitos que hicieron en la parte más alta de la explotación, dotados de las correspondientes compuertas. ¡Sobre 600 kilómetros de canales!. Horadaron las montañas en porciones con pozos y galerías. Al abrir las compuertas la presión del torrente producía el derrumbamiento del terreno, desmenuzándolo en arcilla y piedras pequeñas.. En un proceso posterior de embalse y lavado se recogían las pepitas de oro, situadas en la parte más baja por su mayor peso. Así de sencillo y así de complicado. La construcción  tantos  kilómetros de canales supuso un enorme trabajo. En buena parte del recorrido fue necesario realizarlos incrustados en las rocas. "Aquel que los pica -cuenta un cronista de la época- está colgado con sogas, de suerte que el que los ve desde lejos piensa se trate de alguna feroz especie de aves". (Esta lacónica descripción me parece muy hermosa). Las pendientes  aplicadas son entre el 0,6 y el 1%. Con 1,30 metros de anchura -algo más en las curvas- y sobre 0.90 de profundidad. Varían en función del caudal previsible. Esta red de canales está visible en buena parte de su recorrido y puede contemplarse con el acompañamiento de un guía.
 (En el próximo escrito aporto datos concretos conseguidos, en buena parte, en el libro "Las Médulas y su entorno", de Javier Villalibre).

lunes, 20 de octubre de 2014

LAS MEDULAS I

La provincia de León ofrece a sus visitantes al menos tres espectáculos naturales grandiosos. De la Cueva de Valporquero y su contorno escribí en su día. De La Garganta Divina del Cares lo haré en otra ocasión. Hoy toca "Las Médulas". Adelanto que ostenta los títulos de Bien de Interés Cultural, Monumento Cultural y Patrimonio de la Humanidad. adjudicado por la UNESCO. De camino se pasa por Astorga, la pequeña ciudad maragata, abrazada por una muralla, combatiente aguerrida contra la Invasión Francesa y que tiene museos, monumentos y más recursos sobrados para merecer una visita sin prisas. Entregarse a un buen cocido maragato, capaz de poner a un difunto en pie tampoco es ninguna tontería. Astorga, plagada de testimonios romanos, estuvo también muy relacionada con Las Médulas que están situadas a 20 kilómetros de Ponferrada, camino de Orense. Es la zona de el Bierzo, con similitud y querencias gallegas. Con vestigios prehistóricos y paisajes inolvidables, rica en castillos y monasterios. Con un microclima especial que la regala fertilidad en frutas, vinos y hortalizas, todo con una calidad imposible de olvidar. Las Médulas son unas gigantescas explotaciones auríferas llevadas a cabo por los romanos durante más de dos siglos -del I al III- , en su dilatada ocupación de España. Está uibacada en un espacio de más de doscientas hectáreas, en pleno monte de castaños centenarios, robles y encinas. Otro vestigio más   que nos legaron de su presencia aquí  (pero el oro se .lo llevaron). También dejaron  abundantes huellas en León capital. en Lancia, próximo a la ciudad y en otros lugares.. Pero no queda espacio, lo veremos mañana desde el mirador de Orellán.