lunes, 26 de enero de 2015

EL TÚNEL

(Alguien que me sigue con fidelidad callada me ha dado pié para el escrito de hoy)
Arrancados del sueño y de los sueños de cada día, nos adentramos en las vivencias prefijadas que marca nuestra agenda.  Aunque parecen rutinarias, siempre nos espera alguna sorpresa al salir del túnel a la luz del día. Al tratar de adivinar qué puede sorprenderme hoy me doy cuenta de que puede ser una o varias inimaginables, positivas o negativas:
-Que  el ordenador se ha hartado de obedecerme y se muestra en rebeldía.
-Que recibo un mensaje de un amigo que creía perdido como amigo.
-Que estoy harto de buscar las llaves de casa y soy incapaz de adivinar dónde se han escondido.
-Que siento hoy una felicidad rara, sin saber por qué...

PROYECTO DE VIAJE

Este sería mi planteamiento del viaje de trabajo, aplicando lo que he aprendido en los talleres de memoria y emociones.  Salgo el lunes de madrugada.  Iré  -desde León- por Burgos y Vitoria para a comer en Pamplona, donde me alojaré en el hotel de siempre, a unos kilómetros de la ciudad. Llevo  completo el depósito de combustible.  Conecto la radio, mi compañía en la soledad de mis viajes.  Conduciré sin prisas y relajado, atento a hacerlo correctamente. Procuro pensar en positivo.   Repaso lo bien que lo pasé ayer con mi familia en la visita a la casa de mis padres. Me vienen   ganas de fumar, pero no sigo el juego obsesivo de mi mente,  decidí cortar  hoy con el tabaco.  Voy repasando en la memoria los paisajes y los pueblos del trayecto. Veo de lejos las imponentes torres de la catedral de Burgos y me detengo al lado de la carretera para tomar un café y estirar las piernas.  Dos camioneros comentan a mi lado un accidente ocurrido cerca de Pancorbo que me alertan a  redoblar la atención conduciendo,  y renuevo la marcha.  Antes de Miranda me saluda con la gorra en la mano la estatua del Pastor de Ameyugo, que nunca abandona su puesto a la izquierda de la carretera.  Llego hasta mi destino, aparco,   me recibe sonriente el conserje del hotel y subo la maleta a la habitación 412, que ya conozco de otros viajes. Despacho el menú del día, apetitoso como siempre.  Regreso a Pamplona y aparco no lejos de la Plaza del Castillo. Comenzaré la tarde con el cliente siempre afable de al lado de la calle  Estafeta, en la que se viven tan intensas emociones en los encierros  de los sanfermines.  Hasta ahora no he vuelto a fumar.        

domingo, 25 de enero de 2015

EL AJO.

 La palabra  ajo escrita es una  caricatura con la j de nariz  y los dos ojos, uno de ellos a la virulé.  También rasca la garganta al pronunciarla,  como de haber comido unos cuantos ajos crudos. Dicen que comer ajos produce longevidad, pero  nuestros antepasados se hinchaban a comer sopas de ajo y solo se hizo publicidad de que un coñac llegó a  centenario.  Se ensalza su importancia como condimento pero  aguanta poco con el aceite hirviendo en la sartén,  enseguida se chamusca. Me  ha decepcionado que el pulpo a la gallega que está divino no cuenta con el ajo en su receta   y  las tartas al whisky tampoco.  El ajo, tan elogiado, no tiene en todos tan buena acogida: llama a un chaval "pequeño" y no pasará nada, pero añádele  el ajo, "pequeñajo" y verás como se pica con el ajo. Probablemente ese sabor nefasto del ajo crudo le viene del berrinche de que tenía vocación de cebolla y creció poco. Me han contado que en la  antigüedad se  suministraban ajos a los ejércitos para aumentar  su eficacia en los combates. Pienso que una primera linea de soldados  habiendo comido ajos crudos era muy capaz de derrotar al enemigo  lanzándoles  el aliento como lanzas. Se alaban los ajos tiernos que se dice que tienen un aroma y un sabor más sutil, también lo tiene la ternera y el cordero tierno. Algunos se hacen bocas de sus propiedades como diurético, para el corazón, el asma, la tos, bronquitis y llega hasta anticancerígeno,  que es como el bálsamo de Fierabrás.  Parece que las enfermedades huyen despavoridas ante el ajo. Le auguran últimamente un esplendoroso futuro más prometedor que el petróleo y que el mismo  oro. El ajo no se aja.

sábado, 24 de enero de 2015

GRESCA EN VENEZUELA

Se han iniciado las  sesiones del nuevo gobierno en Venezuela con espectáculo de boxeo gratis incluido. Como ocurre siempre, las versiones varían según el color de quien las haga. Dicen por un lado que los oficialistas decidieron por votación no dejar abrir la boca  -o partir la boca- a los opositores, mientras no reconozcan la legitimidad del nuevo gobierno, "no quieren reconocer la voluntad del pueblo". Los opositores por su parte siguen con la mosca detrás de la oreja de que en las elecciones hubo trampa, que hubo jugadas sucias y apaños. Reaccionaron con  porrazos contundentes, "como sillas y micrófonos" (Menos mal que no volaron por el aire enrarecido los escaños,  que habrían sido más contundentes). De ese modo se sirvió al pueblo venezolano un espectáculo agresivo, como el de las cuatro  cuerdas, que puso de manifiesto que los parlamentarios de más fluida verborrea  no  siempre están al mismo nivel cuando se parlamenta con el lenguaje del  mamporro.  En nuestro "país",  dada la fiereza  que se manifiesta muchas veces entre los contrincantes políticos,  se echa de menos que también nos hagan exhibición a l4 asaltos los líderes respectivos,  que merecerá la pena ver a Rubalcaba y a Rajoy a puñetazo limpio con el pantalón corto, El primero sería de pesos ligeros -tan ligeros como que se le daban muy bien los cien metros, si no estoy mal informado-,  y Rajoy,  que  encajaría por méritos propios en la categoría de los pesados.
(Este escrito se publicó el 2 de mayo del 2013)

viernes, 23 de enero de 2015

MÉDICOS SIN FRONTERAS

Está más que demostrado  -y quizás ahora más que nunca- que los humanos somos capaces de los gestos  más sublimes de generosidad y de las mayores vilezas. Algo de esto sé en relación con Cruz Roja. Soy consciente de que podría decir algo parecido de Cáritas, aunque carezco de información y no por no haberlo intentado. Ayer mismo he tenido acceso a conocer la actividad de otra organización médico-humanitaria internacional que es Médicos Sin Fronteras, por medio de una mesa divulgativa instalada a la entrada  del Hospital de León.  MSF nació en Francia en 1971, pero que ya ha adquirido  sobradamente  la mayoría de edad, convertida en una de las principales organizaciones humanitarias independientes del mundo. Lo suyo es la atención médica en poblaciones carentes de ella o a víctimas de catástrofes o guerras.  Cuenta con 2.500 trabajadores internacionales desplazados a los lugares precisos y 30.000 profesionales contratados localmente. Su  eficiencia está reconocida con galardones de primera línea, como el Premio Nobel de la Paz , el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia y otros más.  Es el fruto de la ayuda de 5 millones de socios y colabores en todo el mundo. Su ayuda llega a 67 países.  España ocupa un lugar destacado con más de 690.000 socios. Y es uno de los cinco países -todos de Europa-, que gestionan directamente proyectos en el terreno. Nueve de cada diez euros que administra MSF son de origen privado. Frente a tantas decepciones por corrupción política, crisis económica y tantos desastres, es consolador  saber que contamos con entidades generosas como ésta, entregadas a mitigar sufrimientos en cualquier lugar, a base de la colaboración anónima, callada, de tanta gente. Hay más personas generosas,  solidarias,  de lo que imaginamos.

SUEÑO Y SUEÑOS

El sueño y los sueños, dormir o soñar. Soñar dormido y soñar despierto. "Tengo sueño",  tengo ganas de dormir. "Tengo un sueño",  abrigo una ilusión, un proyecto, un objetivo ilusionante que puedo convertir -o no-, en realidad.  Con "tuve un sueño" manifestamos que en el sueño del descanso viví una realidad virtual  agradable o desagradable, una "pesadilla",  un mal sueño con angustia o congoja.  Solemos calificar como "el sueño" algo agradable, idealizado:  "Es la mujer o el hombre de mis sueños".  Tengo entendido que soñamos todas las noches en la tercera etapa, sueño rem, de nuestro sueño. Pero solo lo recordamos si despertamos en el momento en que estábamos soñando, se trata de un recuerdo vivo al despertar, en los primeros momentos, pero que si no procuramos retenerlo en la memoria  enseguida  se evapora.  Tener un sueño desde niño es como un objetivo a lograr, un proyecto de vida que muchas veces se hace realidad.  Hay mucha gente que cuenta que la meta a que ha llegado era "un sueño" desde que era niño. Creo que todos los triunfadores en la vida fueron grandes soñadores. Futbolistas de élite   comentan  a veces que triunfar en ese deporte fué una ilusión un sueño, o más bien un ensueño que alentaron desde  que eran pequeños.  Vivimos tiempos duros en los que resulta muy difícil mantener sueños felices. Si los parados pudieran soñar todas las noches en que habían logrado un trabajo satisfactorio vivirían al menos ese rato feliz cada día, pero pagando el tributo de la desilusión al despertar. Se echa de menos un fármaco que nos produjera esos sueños placenteros para esa tercera parte de nuestras vida, el tiempo que dedicamos a dormir, al sueño.  Pero no a base de alucinógenos nocivos

jueves, 22 de enero de 2015

DON GENARO XIII

Encontraron en Madrid  una vivienda   nueva, amueblada, confortable y muy bien situada, de acuerdo con  sus deseos.  Una vez instalados en su nuevo nido, viajaron en su coche una vez más a Las Médulas  y   retiraron  de noche una buena carga de lingotes.  Los trasladaron   y  escondieron en el lugar seguro que habían encontrado en los montes de Toledo, ocultando varios también   en la casa alquilada, en lugares impensables, imposibles de localizar a no ser por ellos mismos.  Don Genaro  sentía emociones profundas cada vez que volvían a la mina, recordando lo que había sufrido allí  y de qué modo se vio recompensado de la profunda admiración y  afecto que la profesaba,  encontrando en ella la insospechada fortuna que les permitía aquella vida de ensueño, porque  un sueño inimaginable era el que les había deparado el destino. Calculadamente se abstuvieron de hacer amistades que pudieran llegar a saber demasiado y  originarles complicaciones. De común acuerdo hicieron  importantes donaciones -siempre anónimas-, a  Cáritas de Madrid, de León y de algún otro lugar. Ayudaron también generosamente    a otras instituciones destinadas a socorrer a gente necesitada. Su situación privilegiada no les derivó a olvidar las estrecheces con las que vive  mucha gente  y se mostraban siempre solidarios y generosos con los pobres. Tampoco se olvidaron   de su tierra y enviaron asignaciones importantes  con destino a la restauración   de las vidrieras de La Catedral, y a otros monumentos, sin olvidarse de hacer también  una donación  muy cuantiosa para cuanto pudiera precisarse para necesidades de la administración y mantenimiento de Las Médulas. Todo siempre de forma anónima, como cabría esperar.