martes, 29 de julio de 2014

MÁS EN SERIO

Leí ayer en el Diario un par de escritos que considero que merecen un comentario. Se refieren a los servicios sanitarios de Castilla y León, y aluden  a los casos en que se pide cita médica  para consulta y luego no se acude. Da el dato de que esto supuso  un perjuicio en esta comunidad autónoma calculado en 140 millones de euros, en el año pasado.¿A cuántas personas necesitadas se podría ayudar con ese dinero tan absurdamente malgastado?. Son una de tantas informaciones importantes que nadie se imagina y que es preciso que se conozcan, se valoren  y se solucionen. No hay problema en avisar con tiempo suficiente en el caso de que no se pueda asistir a esa cita, no cuesta dinero, ni trabajo, ni tiempo .Entonces ¿por qué esa permisividad ante un caso sangrante como éste?. Porque hay que pensar en el derroche que se supone que se viene produciendo en  años anteriores por la misma causa. sin haber resuelto esto.Estoy seguro de que, en países con muchos años de democracia,  no se toleraría semejante despilfarro, ni de lejos. Y parece ser que se piensa en soluciones timoratas, son muy sensibles los políticos en tomar medidas contundentes,  como .lo son también con las corrupciones que se producen en sus propios  huertos. Pero carecen de esa sensibilidad en otros muchos casos que todos conocemos. Está claro el motivo de que no se atajen casos sangrantes colmo éste, es el miedo a perder en la parroquia de votantes. Y la oposición no es solidaria y suele manejar a su antojo tales medidas, también por la cosa de los votos. No cabe otra que tomar medidas sin contemplaciones para erradicar ese problema de carencia de civismo. Las que sean.

INSTRUCCIONES PARA BEBER AGUA

Vale con un vaso de cristal,  no ceda a la tentación de sacar ante el invitado la cubertería de plata de la abuela. Cabe un platito con él y una servilletita de las que bordó su madre. Diga que la bordó usted si eso la reconforta y coinciden las iniciales bordadas con las suyas. Que sea "vaso" o "baso" no afecta al sabor del agua que deberá  ser nulo, como algunos que, callados, es como más brillan. De los siete  orificios que seguramente tiene usted en la cara elija la boca. Agarrando el vaso por la cintura arrímelo a los labios entreabiertos, como para besar. Inclínelo levemente de abajo hacia arriba  en su justa medida y haga glu, glu al mismo tiempo de modo que suba y baje el émbolo de la nuez. por su garganta. No apure del todo el contenido porque está mal visto. Tampoco chasque la lengua contra el paladar ni diga aaaah, que rica está, la tacañería de la invitación no merece tanto. Convertida el agua en pis,  es eficaz para verter un chorrito en la cueva de un grillo, que asomará veloz al exterior  -esto lo saben  bien los chavales rurales de antaño- , para conocer al gracioso que le facilitó calefacción para su casa de semejante manera.

lunes, 28 de julio de 2014

CUENTO AFRICANO

Al principio de los tiempos se reunió un grupo numeroso de leones. ¡No podemos seguir así -dijo el más fuerte- vivimos amargados!. No hacemos más que matar, comer cuando hay suerte, y dormir. Para más escarnio nos laman los reyes de la selva. Esta perra vida puede mejorar pero hay que tomar medidas contundentes. Sé cómo hacerlo. Empezaremos por cambiar de nombre, dijo: nos llamaremos "Tortugas". Y añadió: Nuestros dientes desgarradores pasarán a ser inofensiva dentadura de rumiantes. Transformaremos nuestra mirada feroz en expresión de inocencia. No más rugidos aterradores: mudez total. En lugar de la ostentosa melena ni un solo pelo en todo el cuerpo. (Todos le miraban asombrados, como sin entender). Hay que vivir a ras de tierra. Patas blandas y a olvidarse de las garras mortíferas. En lugar de carreras frenéticas, paso de tortuga. Menú vegetariano. Tendrá cada cual su caparazón multiuso, casa portátil, refugio seguro. Ni uno solo de los asistentes a la asamblea renunció a este fantástico proyecto de mejora, entre el asombro y la fascinación. Cumplió el líder su promesa. Con sus misteriosos poderes consiguió que todos, incluido él mismo, se transformaran en tortugas que se derramaron, con el tiempo, por toda la tierra.

domingo, 27 de julio de 2014

PESADILLA

De repente  recupero el sentido en una playa desconocida, con la ropa seca y sin el menor indicio de violencia. ¿Quién soy?. ¿Dónde estoy? ¿Quién me trajo?. ¿Cómo vine a parar aquí?. ¿Dónde he vivido hasta ahora?. ¿De qué modo sobreviviré?. No percibo el mínimo indicio de presencia humana.  Sólo, me siento como un rey, pero es una alucinación pasajera: no soy nada,  soy un insecto indefenso en esta inmensa soledad.  Subo a un cerro sin vegetación.  Hay una caseta ruinosa, como una proa o un balcón al mar. Desde allí diviso un panorama sobrecogedor, un  mar infinito,  una selva impenetrable, todo  como el paisaje de mi propia mente. En el suelo encuentro  cenizas,  por lo tanto no estoy solo. No sé si debo alegrarme o preocuparme aún más. Hace viento y frío. Rendido,  me duermo en un rincón. Me despierta el sol y camino sin rumbo. Mi mente no termina de asumir esta situación abrumadora. Hierven en ella mil pensamientos, cerca de la locura. Me planteo la posibilidad de que tenga que permanecer aquí el resto de mi vida. ¿Cuánto tiempo de vida?.A mi paso levanta aceleradamente el vuelo un ave grande que no conozco. Busco con detenimiento y localizo su  nido con huevos,  que son mi primer desayuno en este lugar. Ahora me inunda una sensación de rebelde energía. Se diría que me la transmitió el ave a través de semejante desayuno de huevos crudos.  Pienso, no me hundiré,  si sobrevivo los primeros días, antes de un mes me habré aclimatado a esta vida . El despertador lo resolvió todo.

sábado, 26 de julio de 2014

HABLA MI SALÓN

Me han  atiborrado de cosas sin consideración alguna. Sobre un mueble viejo hay colocadas numerosas fotografías, algunas en blanco y negro, y en ellas aparecen dos personas adultas y cuatro niños.  En otras -ya en color- son dos ancianos y tres adultos.Esto me parece que no es propio, los colores deberían estar presentes en la fotos juveniles y las que carecen de ellos  en las fotos recientes. Soy un salón sobrio y en silencio, ya se han ido todos a su sueño y a sus sueños. Echo de menos las visitas de la nieta, menos frecuentes de lo que quisiera, que llenan mi espacio de luz, de bullicio y  de vida. Quedan solo, como seres vivos,  las hermosas plantas naturales alojadas en mi, y hablo animadamente con  ellas, sin palabras. Debe haber también unos seres a los que creo que llaman microbios, pero no los conozco,  no se como son,  no me trato con  ellos. Se han callado por fin los personajes de la tele, es posible que sigan   hirviendo dentro dentro de ella. Déjales, ya no perturban mi tiempo. En la densa oscuridad  de la noche acojo en mi regazo un espeso manto de terciopelo  negro. Hasta que lo rasga la luz de los amaneceres...

INSTINSRUCCIONES PARA PONERSE LOS CALCETINES

Su destino son los pies. Tendrá ventaja si hace años que no los lava  (los calcetines, no los pies), porque tendrán consistencia de tubería rígida que facilitará la operación, pero quien sube escaleras detrás suele torcer el gesto. Siéntese en silla, banco o similar.  Un gato durmiendo acurrucado es un cojín cálido y tentador pero ¡rechace la idea! . Con ambas manos -pose antes el cigarrillo si está fumando- aboque el calcetín al pié y enhébrelo en él. No por el calcañar sino por los dedos. El gordo primero. Logrado esto tire por los bordes hacia arriba sin pretender llegar hasta la ingle. Si le han cortado una pierna se sentirá feliz porque ya ha culminado la operación. En caso contrario siga con el otro pie los pasos dados.

viernes, 25 de julio de 2014

SONRISA UNICA

Hipnotizaba con su mirada azul, sus cabellos de hilos de miel y su sonrisa turbadora. Numerosos pretendientes hicieron viaje de ida y vuelta. Un día se propaló en el pueblo la noticia como fuego en el monte, alguien la vió en una cafetería con el relojero del pueblo, aquel tipo singular de mínima estatura  pero elegante y alegre. Hubo duelo entre la mocedad. Pasó tiempo sin más. Se pensó que el bulo procedía de una mente frustrada y perturbada por algún rechazo que le hubiera propinado la  muchacha. Meses después los clientes madrugadores se encontraron en la relojería con la beldad con bata blanca de enfermera sentada ante un despertador destripado. Alguna enfermedad contagiosa afectó a los relojes del contorno, porque se multiplicaron las asistencias varoniles a la relojería. Todos entraban en el local con paso lento, serios y dolidos. Con respetuosa resignación y con el enfermo en la mano -como si se tratara de su propio corazón herido- se acercaban a la joven, que de relojes no sabía ni palabra.  ¡Pero que sonreía como nadie!.